Radiofrecuencia o hipertermia

Es una gran ayuda en los tratamientos de fisioterapia por su efecto analgésico y descontracturante. También tiene una gran acción regeneradora, con lo que es el tratamiento de elección tras esguinces, tendinitis, roturas de fibras y tras cualquier operación. Se puede aplicar junto con la mayoría de las técnicas de fisioterapia para aumentar su efecto, y produce un agradable calor que se mantiene después del tratamiento. También es altamente antiinflamatorio, y reduce en muy poco tiempo los edemas y las inflamaciones, ya que mejora la microcirculación celular.

A nivel de estética se utiliza por su capacidad de reactivar el colágeno existente en la piel, que con el paso del tiempo se ha ido dejando de generar, mostrando síntomas de envejecimiento en nuestra piel. Lucha contra la oxidación de los tejidos y provoca que la piel adquiera mejor aspecto, más firme y luminosa.

A %d blogueros les gusta esto: